Algunos hombres malos

popper

“…saquemos al ona de su choza, iniciémoslo en nuestra civilización,

despertando en su espíritu los anhelos que distinguen a nuestra raza

 y en poco tiempo los habremos cambiado y enaltecido,

alejándolos de la fuente impura de su origen.”

Carta de Ramón Lista, publicada en el diario “Tribuna Nacional”

 

Que la historia argentina está surcada por una pléyade inaudita de hombres malos, no es ninguna novedad. Aventureros algunos, políticos corruptos, incluso científicos de dos al cuarto. Un poco de todo eso tenía Ramón Lista. Nuestro oscuro prohombre nació en Buenos Aires, en 1856. Fue yerno del periodista Olegario Víctor Andrade, director del roquista[i] diario Tribuna Nacional, al casarse con su hija, la exquisita poetisa Agustina Andrade. Amigo personal de otros dos presidentes: Bartolomé Mitre y Miguel Juárez Celman. Enemigo declarado del Perito Francisco Moreno.

En su juventud ejerció de profesor en el elitista Colegio de Buenos Aires en la cátedra de Historia y Geografía. Por ello, o por sus amigos, logró ingresar en la Sociedad Científica Argentina.

Con todos esos mimbres no le costó demasiado ser nombrado en 1887 gobernador del entonces Territorio Nacional de Santa Cruz, que incluía las actuales provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego. Pero este nombramiento tiene truco. Algunos años antes, este “científico” participó en la primera expedición exploratoria a la Patagonia. Posteriormente realizaría otras dos en territorio santacruceño y en 1886 una cuarta, esta vez a Tierra del Fuego cuta zona oriental había sido puesta bajo jurisdicción argentina recientemente.

El vapor Villarino que lo trasportaba estaba al mando del capitán Federico Spurr y entre los tripulantes se encontraban dos importantes personajes, el misionero salesiano José Fagnano, en calidad de capellán de la expedición y que acababá de fundar la misión de Carmen de Patagones, al sur de la provincia de Buenos Aires, y el médico Polidoro Segers.

El 25 de noviembre arribaron a la playa de San Sebastián. Lista salió a explorar la zona junto a un grupo de hombres armados. Al rato divisan una toldería de selknam. Los aborígenes no representaran ninguna amenaza ni tampoco mostraron hostilidad, sin embargo, Ramón Lista ordenó a sus hombres desenfundar las armas y disparar a mansalva contra ellos. Pocos minutos después pudieron contabilizar los cuerpos de 26 selknam de hombres, mujeres y niños masacrados. Después de perpetrar tan horrenda matanza,  Lista y sus hombres recorrieron la zona y encontraron, oculto entre los matorrales, a un joven selknam, de alrededor de veinte años, al que mataron de 28 balazos.​

Fagnano y el capitán Spurr, horrorizados por la actitud de Lista le recriminaron su acción. Como respuesta, el asesino los amenazó con fusilarlos. Varios días después se encontraron con otro grupo de originarios. El salesiano y el marino lograron interponerse y lograron un encuentro amistoso con los mismos. Enfurecido, Ramón Lista, apuró la marcha dejando atrás al misionero que incomodaba su “tarea” y, en un encuentro posterior, volvió a repetir la matanza de indígenas. Esta vez fueron cuatro los muertos, dos hombres y dos mujeres, haciendo prisionero a siete niños. La expedición acabó en la bahía Thetis, en la zona occidental de la isla, donde embarcaron de regreso a Buenos Aires.

Cuando narró sus “hazañas” al entonces presidente Miguel Juárez Celman, le confesó muy disgustado que tuvo que actuar de esa manera porque los indios selknam no se dejaban tomar las medidas antropométricas necesarias. Nadie le reprochó su actitud y ni él ni los soldados fueron sancionados.

Después fueron muchas las masacres que casi han extinguido a los selknam  fueguinos, pero esta fue tristemente la primera, la que cometieron algunos hombres malos.

Pero hubo que esperar hasta 1992 para que el gobierno de Tierra del Fuego, por medio de la Ley 29, repudiara aquellos hechos y declarar el 25 de noviembre como el Día del Indígena Fueguino.

 

[i] Partidario del presidente Julio Argentino Roca, miembro del Partido Autonomista Nacional que gobernó Argentina desde 1874 a 1916. Famoso, entre otras cosas, por conducir la llamada Campaña del Desierto, llevada a cabo con el claro propósito de despojar a los pueblos originarios de la pampa argentina de sus mejores tierras, expulsándolos hacia regiones inhóspitas de la Cordillera de los Andes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: