La increíble historia de Jemmy Button

J. Button

Dibujos de la época de Jemmy Button

 

“Se dice que el agua tiene memoria”

Patricio Guzmán Lozanes, “El botón de nácar”

 

Orundelico, conocido en Gran Bretaña como Jeremy o Jemmy Button era un nativo fueguino, miembro de la etnia yagán, de la tribu tekeenica. Se cree que nació cerca de 1815 y murió en 1864. Contaba con alrededor de 15 años cuando el bergantín HMS Beagle, al mando del teniente Robert FitzRoy, recorriendo el canal que sería bautizado con el nombre del navío, cerca de la ahora conocida como angostura Murray, en un lugar conocido como Wulaia, tomó contacto con los hombres blancos.

Los miembros de la etnia yagán eran canoeros que se alimentaban de la abundante pesca de la zona. Algunas embarcaciones nativas interceptaron a los ingleses e intercambiaron pesca por botones de nácar y cuentas de colores. Orundelico, que gobernaba la pequeña flotilla fue invitado por FitzRoy a subir a su chalupa ballenera. Los marineros ingleses inmediatamente le pusieron de nombre Jemmy Button por el precio de los cambios efectuados.

 Orundelico o Jemmy Button, como será conocido desde entonces, junto con varios miembros más de su tribu fueron embarcados en la corbeta inglesa. Fueron “bautizados” como York Minster de aproximadamente 26 años, Boat Memory de unos 20 años, y Fuegia Basket, una niña de cerca de 9 años; todos ellos de etnia kawésqar.

La intención de FitzRoy era llevarlos hasta Inglaterra, donde luego de enseñarles el idioma inglés y otras materias propias de la civilización occidental: los principios del cristianismo, el uso de herramientas comunes y ligeros conocimientos de agricultura, jardinería y mecánica, conocimientos impartidos por la Sociedad de la Iglesia Misionera.

Permanecieron en tierras británicas desde diciembre de 1830 hasta el 27 de diciembre de 1831 en que fueron nuevamente embarcados en el HMS Beagle, para ser “devueltos” a su tierra. Los acompañaba el joven misionero Richard Matthews con la finalidad de completar su formación y ver las posibilidades de establecer una misión en tierras fueguinas.

En enero de 1833 lograron desembarcar en territorio de yaganes donde Jemmy conoció la noticia de la muerte de su padre y se reencontró con su madre y hermanos. Lugo de varias idas y venidas FitzRoy decide dejar la región, llevándose consigo al misionero Matthews, que decía no encontrase seguro en la zona.

Muchos años después, el 6 de noviembre de 1859, Wulaia fue escenario de una matanza de misioneros que intentaban establecer una misión en el lugar. Murieron ocho súbditos ingleses. Jemmy acompañó a los supervivientes hasta Puerto Stanley, en las islas Malvinas, donde declaró que, fueron miembros de una tribu Selk’nam los causantes de la matanza.

En 1863, otra expedición a los canales fueguinos encontró a Orundelico, casado y con tres hijos. Fue la última noticia que los blancos europeos tuvieron del yagán que un día viajo a Europa, aprendió inglés y volvió a su tierra para continuar con su vida y que según crónicas de la época dejó de ser un nativo cuando partió, pero nunca pudo ser un nativo cuando volvió.

En 2015, Patricio Guzmán Lozanes, un afamado documentalista chileno rindió homenaje a Orundelico, Jemmy Button en la bellísima y cuidada El botón de nácar, documental que consiguió un Oso de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín. Una voz en off, relata al comienzo de la película:

 “El océano contiene la historia de la humanidad. El mar guarda todas las voces de la tierra y las que vienen desde el espacio. El agua recibe el impulso de las estrellas y las transmite a las criaturas vivientes. El agua, el límite más largo de Chile, también guarda el secreto de dos misteriosos botones que se encuentran en el fondo del océano. Chile, con sus 2670 millas de costa y el archipiélago más largo del mundo, presenta un paisaje sobrenatural. En ella están los volcanes, montañas y glaciares. En ella están las voces de los indígenas patagones, los primeros marineros ingleses y también los prisioneros políticos. Se dice que el agua tiene memoria. Este film muestra que también tiene una voz.”

Fragmento del “Botón de Nácar”

 

Juan Carlos D’Angelo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: