Crisis de deuda y renta diferencial agropecuaria, una constante argentina

Pampa argentina

“Ese sector intermedio era un tumor que estaba allí, absorbiendo la mayor parte de la vida de todos los demás tejidos de la economía que trabajan. Cortamos eso, sacamos el tumor y pusimos la cánula; la cánula es ahora el IAPI”

Juan Perón. Discurso al lanzamiento del 2º Plan Quinquenal.

En estas últimas semanas los periódicos y otros medios están inundados por un sinnúmero de informaciones catastrofistas sobre la situación económica argentina y, como cada vez que ocurren estas cosas los comentarios de amigos y allegados es siempre el mismo: “cómo es posible que un país tan rico se encuentre en esta situación”. Para ellos intentaré dar cuatro pinceladas del porqué la economía del que se dio en llamar “el granero del mundo” funciona tan mal y cíclicamente se desmorona.

En primer lugar, hemos de tener en cuenta la circunstancia de ser casi exclusivamente un productor agropecuario, con una industria poco desarrollada, que determina no sólo la economía sino también la política del país del sur. Ya Lenin la ponía como ejemplo clásico al hablar sobre la renta agraria diferencial [1], es decir, la plusvalía que se obtiene en la comercialización de los productos agrarios.

Esta plusvalía, aunque se la reparten entre varios, queda fundamentalmente en manos de los sectores exportadores, que son quienes determinan la cantidad de grano que se compra y el precio que se ha de pagar por él. Con esto queremos decir que el productor poco tiene que ver en el precio final del grano en el mercado. En este “juego” arriesga todo pero no puede controlar en ningún momento el resultado del “partido”.

En Argentina, los exportadores se comportan como un auténtico oligopolio: el 80% del negocio se concentra en las manos –o los bolsillos- de siete empresas (Cargill, Bunge, Dreyfus, Nidera, Noble Argentina, ADM Argentina —todas ellas extranjeras— y Aceitera General Deheza —propiedad la familia Urquía).

Un segundo elemento debe añadirse al cártel de los exportadores, la creciente concentración de la tierra más productiva en cada día menos manos. Según los datos que aporta el Censo Agropecuario de 2001 (de esto no hace tanto tiempo), los 936 productores más poderosos poseen 35.515.000 hectáreas (el 70% de la superficie total de España), casi todos ellos socios de otra poderosa corporación, la Sociedad Rural Argentina; mientras que los 137.021 agricultores restantes sólo llegan a poseer 2.288.000 hectáreas, nucleados en la Federación Agraria Argentina.

Con semejante potencial e influencia es muy fácil imaginar quién maneja los resortes económicos del país… ¡sí!…los terratenientes y las grandes multinacionales de la exportación.

 

Es por ello que, cada vez que un gobernante pretende meter mano a la renta diferencial agrícola ambos cárteles se ponen en marcha y atacan directamente a la línea de flotación de una economía nacional: su sistema financiero; y la crisis está servida.

Para comprender mejor este escenario debemos observar que en 1946, al asumir el gobierno del país el General Perón, comprobó esta situación; los países centrales se apropiaban de las riquezas nacionales impidiendo el desarrollo de las fuerzas productivas locales.

Comprendió entonces que, para realizar cualquier política de corte nacionalista y antiimperialista, necesitaba ingentes cantidades de divisas que permitiera financiar la industrialización del país. Evidentemente, sólo podía conseguirlas de un lugar: la plusvalía que generaba el campo, la famosa renta diferencial agrícola. De esta manera, paralelamente, eliminar el peligro que representaba el contubernio terratenientes-exportadores. Lo que Perón definía como el “elemento perturbador de la economía nacional”.

Para ello crea el  Instituto Argentino de Producción e Intercambio (IAPI ). Este organismo se convierte en el comprador único de la producción agropecuaria nacional y en el único exportador de dichos productos. De esta forma consigue, por una parte, negociar con los productores el precio de compra, asegurándoles antes de la siembra, un precio fijo que no iba a tener los altibajos propios del mercado internacional. Por otra parte, con las divisas adquiridas en la venta de dichos productos sería posible implementar proyectos de industrialización, aportando créditos a muy bajo coste a la industria nacional[2].

Para los amantes de las estadísticas, los beneficios obtenidos por este sistema permitió, sólo en 1949 aportar divisas suficientes para la compra de 8 buques de carga y pasajeros, 26 trenes Diesel-Ganz, más de 200 locomotoras, más de 500 aviones y 9 buques tanques. Además de colaborar con YPF, Gas del Estado y otras empresas estatales; aportó al desarrollo de la minería, la siderurgia, la forestación, etc., participando asimismo en la construcción de escuelas, hospitales y complejos habitacionales. ¡Y todo esto, sólo en un año!, implementando una auténtica revolución agraria.

 


[1] Para una mejor comprensión de este término recomendamos la lectura del artículo publicado por los profesores Verónica Romero y Pablo Benchimol, de la Universidad Nacional de Buenos Aires, titulado: “El concepto de la renta de la tierra en Ricardo y Marx”

[2] Además, a la creación del IAPI deben añadirse otras medidas: la suspensión de los desalojos rurales y el congelamiento del precio de los arrendamientos, el  Estatuto del peón de campo, la expropiación de 2 millones de hectáreas que fueron repartidas entre colonos, entrega de semillas, créditos para maquinaria. También influyeron otras medidas subsidiarias: la nacionalización de la banca, el control de cambio, la nacionalización y conformación de empresas estratégicas, etc.

Anuncios

One Comment to “Crisis de deuda y renta diferencial agropecuaria, una constante argentina”

  1. Me ha encantado este artículo, de el se desprende una muy buena información. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: