Coimbra no es vuestra

El pasado 15 de diciembre murieron 6 estudiantes de la Universidad Lusófona de Lisboa. Perdían la vida bajo una ola en la playa de Meco, en un acto de la Praxe, que como señalamos aquí en el post La Praxe, un ritual a superar, debe ser dejado de lado y avanzar. Al menos, en aquello que se refiere a poner en riesgo la vida de las personas o que conlleve vejaciones. Nadie puede estar en contra de las manifestaciones culturales que no tienen efectos perjudiciales, para nadie, como es por ejemplo la Serenata Monumental de la Queima das Fitas

Nos gustaría acercar en esta ocasión un texto publicado el pasado día 2 de febrero por João José Cardoso en el portal portugués Aventar, llamado Coimbra no es vuestra.

“Para quien no conoce como es la vida en la ciudad que vio nacer la Praxe, les paso a ilustrar. Quince días al año, muchos martes y jueves en general, las leyes aquí no son iguales para todos.

Hordas de borrachos atraviesan las calles a cualquier hora de la noche berreando, ellas en coro exigen más pollas que las follen y ellos más coños que los satisfagan, Coimbra es nuestra, gritan todos. Todas las reglas sobre el ruido y manifestaciones públicas se mandan a paseo con la complicidad del partido gobernante, la policía municipal y el ministerio público.

Este estado de excepción lleva a que el sueño de los indígenas e inmigrantes sea un derecho perdido a lo que se podría sumar la estercolera en forma de vómitos y detritos varios que tenemos que soportar a la mañana siguiente. Pero es considerado normal en una ciudad donde por ejemplo el saqueo y el vandalismo no son perseguidos, con un largo historial de trapicheos en las cuentas de las fiestas académicas que no se ha investigado.

Con total naturalidad está convocada el lunes una manifestación con el fin de presionar un debate televisivo y pueden tener la certeza que ni se cumplirá la ley ni será impedida, como habría sucedido si fuese de otra temática. Recientemente los dirigentes de la Asociación Académica de Coimbra (ACC) alquilaron el centro de la ciudad para sus compadres de Oporto, que provocaron desordenes sin que se viese un solo policía en la calle. El día siguiente en los cortejos de la Queima das Fitas[1], bandas de jóvenes alcoholizados invaden colegios e institutos, entrando en las aulas donde están dando clases chicos de todas las edades. Y no se ve ningún medio de prevenir que esto suceda.

Si hay una tradición que Coimbra no perdió fue la del foro académico, que ha conservado legislación y prisión propia, lo único, que ahora funciona con un régimen de total impunidad.

Quien cuestiona este asunto, recibe siempre la misma respuesta: Coimbra vive de los estudiantes. Lo que no es del todo verdad, fundamentalmente vive de la Universidad que representa mucho más que el saber y el conocimiento, la presencia de esta no fue del todo beneficiosa para la ciudad, implicando unos costos históricos, como por ejemplo, la desinversión industrial (la ciudad del saber, no debía tener fábricas). No merece la pena especular sobre cómo habría sido si João II[2], no la hubiese traído hacia la ciudad del Mondego[3] (precisamente porque en Lisboa eran numerosas las quejas contra los estudiantes y su Praxe); la localización geográfica privilegiada de Coimbra habría permitido otras alternativas. Conviene recordar que aquí se fundó Portugal y fue lo más parecido a la primera capital del reino.

¿Qué si estoy aprovechando el hecho de que la Praxe sea objeto de discusión nacional para denunciar esto? Sí señor, eso hago. Tal tradición, solo lo era realmente en Coimbra (y se fue reinventando como explica claramente Rui Bebiano -artículo en portugués-) que proclamó el Dux[4] local. A partir de ahí se hicieron copias por todo el país, mal hechas según el Dux coimbrés, dando la idea de que el problema se produce en las copias.

Pero no es del todo así. Desde la década de los 90, progresivamente las ideas de las “copias” entraron en Coimbra siendo objeto de estudio de los energúmenos locales. Un ejemplo de esto es la práctica erótica de depilar los testículos que no tenía tradición alguna, pero esto es apenas una muestra de lo que llegó al ámbito público porque no fue bien; más grave es lo que ocurre en lo que se conoce como julgamento, una especie de ceremonia secreta peculiar, de la que mucho se oye hablar por la ciudad, pero que se encuentra oculta tras un halo de secretismo y un pacto de silencio.

Coimbra no es vuestra. Hace mucho que me desinterese del asunto de la Praxe, en la universidad solo hice uso de los trajes[5] y la tranquilidad de las bibliotecas en la época de la Queima das Fitas. Se hacían algunas novatadas a los alumnos recién llegados, bromas pero sin humillaciones. No meterme en la Praxe no impidió que hubiese conocido a todos mis compañeros de carrera, no le di importancia al hecho de que no contaran conmigo para las cenas de curso porque no les había acompañado en los cortejos y que mi nombre no apareciese en el libro respectivo. Coimbra era de todos por entonces, la distancia entre el filisteo y el estudiante era mínima y entre todos se brindaba en tascas y bares.

Coimbra no es vuestra. Es de Manuel que se tiene que levantar para que ustedes coman, de Emilia que necesita ir temprano al mercado para que ustedes coman, de Francisco que sale a las 6 con el autobús que les lleva a las facultades, de Fernanda, la médica que trata vuestros comas etílicos. De aquellos que conviven con vosotros, que siempre os supimos recibir sin pinturas, ordenes, insultos ni humillaciones.

Coimbra no es vuestra y está muy cansada de aguantaros, sé de lo que hablo, porque antes que docto fui y moriré filisteo. He visto como lentamente, aquello que comenzó de buenas maneras ha evolucionado en rituales violentos, repelentes, que avergüenzan a aquellos amigos míos que se involucraron en la restauración de la Praxe en 1979. Si fui anti-praxista siempre, pero tuve amigos praxistas, y nos entendíamos a pesar de los diferentes puntos de vista sobre el resurgimiento de la Praxe, porque teníamos y tenemos en común lo que más os falta: el amor a Coimbra, con sus inmensos defectos, pero con sus pequeñas virtudes. No precisábamos de gritar y berrear a los otros, el vino sirve y ha de servir para conversar, discutir, despertar ideas.

Coimbra puede volver a ser vuestra, aíslen a los canallas, aprendan a respetar a sus colegas y después a todos nosotros. No cuesta nada.

Praxe 2

Estudiantes coimbreses con el traje tradicional de la Praxe


[1]La gran fiesta universitaria de Coimbra, dura una semana, en la que la universidad cierra. Los cortejos, son las carrozas y pasacalles que realizan los estudiantes praxistas de cada una de las facultades.

[2] Gobernó el Reino de Portugal entre 1481 y 1495, fue conocido como El Tirano por sus contemporáneos. Fue el antecesor de Manuel I, uno de los reyes portugueses más conocidos.

[3] Río que atraviesa Coimbra, posiblemente el río íntegramente portugués (nacimiento y desembocadura en el mismo país) más importante.

[4] Exponente máximo de la Praxe académica, presidente del consejo de veteranos.

[5] Una de las características de la Praxe, son los trajes académicos.

Anuncios
Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: