Menores palestinos en cárceles israelíes: la brutalidad sobre los jóvenes. Un régimen colonial en pleno s. XXI

children_detainees_Mohamed_sabane3 

Poco se habla, y menos se hace respecto a las sistemáticas violaciones a los derechos humanos y al mantenimiento de una situación colonial anacrónica por parte de Israel hacia Palestina.

Las comparaciones son inevitables, pero mientras Israel se jacta de ser una democracia, la realidad nos muestra que es una verdad a medias. Es decir, se trata de una situación donde coexisten dos regímenes en forma paralela en función de una estratificación étnica y jurídica. Los derechos democráticos se garantizan en Israel, para los israelíes judíos. En menor medida para los israelíes árabes o palestinos. Pero en los territorios ocupados, esa presunta democracia se esfuma y da lugar a l control militar y político de un régimen militar fascista y de bases raciales, similar al implantado por los franceses en Argelia, con leyes desiguales en función de si se era francés o “nativo”, y con el despojo y arrinconamiento en condiciones infrahumanas a la población local, por parte de los colonos franceses, llamados asimismo y en forma despectiva “pie noires” (patas negras) por los franceses del continente europeo, que patrocinaron su emigración a Argelia, facilitándoles el uso del 75% de las tierras fértiles arrebatadas a los argelinos “no blancos”. Otra situación similar y que significó el aislamiento internacional fue la del régimen de Apartheid de Sudáfrica. Ambos regímenes cayeron ya hace varias décadas, pero el sistema inhumano y racista creado por europeos de mentalidad colonial decimonónica, sigue hoy vigente, como fósil sociológico o como una anomalía, pero por cierto consentida, en la antigua “Tierra de Canaan”, Palestina/Israel.

Hay mucho escrito al respecto, artículos y denuncias que quedan naufragando en las aguas de la impunidad, y que analizan cada aspecto de esta situación escandalosa. Una de ellas es la existencia de presos políticos menores de edad, incluso niños, en cárceles militares israelíes, sometidos a todo tipo de ultrajes, torturas, privación ilegitima d ela libertad, mantenimiento en prisión en forma indefinida sin asistencia de abogados o sin que se realicen juicios por tribunales civiles, o cuando se hacen se realicen en base a declaraciones autoinculpatorias de niños sometidos a tortura.

Tenia pendiente escribir sobre esto, porque más allá de las denuncias de innumerables organizaciones de derechos humanos, internacionales, palestinas e israelíes, incluso denuncias de UNICEF y Naciones Unidas, la vida me ha llevado a tener un contacto muy directo y cercano con personas que han pasado por cárceles israelíes siendo niños, y que hoy siguen presentando secuelas físicas y psicológicas con cuadros de estrés postraumáticos que, lejos de haberse disipado con el transcurrir de los años, siguen teniendo consecuencias imborrables, marcas, psicológicas, aunque también físicas, que confirman informes realizados por UNICEF, ONU y organizaciones de Derechos Humanos, y que niega veracidad el Estado de Israel, que curiosamente sigue aplicando el terrorismo de Estado, contra niños y adultos, pero suscribe como Estado las Convenciones Internacionales sobre los derechos del niño, que aplica a rajatabla, en su instaurada práxis de doble moral según criterios étnicos, con menores judíos israelíes, pero transgrede en forma sistemática con los niños palestinos bajo su ocupación militar.

En marzo de 2013, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), respecto al Informe sobre los niños palestinos en detención militar israelí expresa:

“Se entiende que en ningún otro país los niños son juzgados sistemáticamente por los tribunales militares de menores que, por definición, están exceptuados de ofrecer las garantías necesarias para asegurar que se respeten sus derechos.

Todos los niños perseguidos por delitos que presuntamente cometieron deben ser tratados de conformidad con las normas internacionales de justicia de menores, que les proporcionan una protección especial.”

Después de un número cada vez mayor de denuncias de malos tratos a los niños en detención militar israelí, UNICEF llevó a cabo una revisión de las prácticas militares israelíes relacionadas con los niños palestinos. El informe principal se basó en 400 casos documentados desde 2009, y publicados en otro informe en 2010.

El informe estima que 7.000 niños – en su mayoría de edades comprendidas entre 12-17 años de edad, pero algunos de tan sólo nueve años – habían sido detenidos, interrogados y detenidos desde 2002 – un promedio de dos por día.

Debe resaltarse que la mayoría de estos niños fueron detenidos tras ser acusados de lanzar piedras contra las fuerzas de ocupación israelíes o colonos, y en algunos casos acusados de lanzar cócteles molotov contra propiedades de colonos, delitos que puede llevar a condenas de 20 años. Sin embargo, los niños en conflictos zonas altas de Cisjordania son frecuentemente arrestados indiscriminadamente y detenidos en redadas contra manifestantes, o para sacar información a estos menores acerca de familiares o vecinos con actividades de militancia social o política. En otros casos, se los detiene por encontrárselos en territorio israelí, sin documentación o permisos, o documentación palestina, lo cual aunque sea una falta administrativa, es tratada en términos militares y los niños reciben el mismo trato que adultos. Muchas de estas detenciones también se realizaron a niños que se defendían de ataques de colonos, por ejemplo, por impedir las frecuentes incursiones y destrucciones de olivos palestinos. En estos casos utilizan la detención de jóvenes y niños, para intimidar y que los jóvenes palestinos desistan de participar en las protestas contra la ocupación, o como modo de presión a familiares que están siendo buscados por las autoridades israelíes.

Redadas en plena noche, golpes y amordazamientos, interrogatorios sin ningún marco legal que se respete y la agresión psicológica son las prácticas habituales que Israel impone a los niños palestinos. Pero a esta situación hay que sumar que los menores en los territorios ocupados viven con el asedio militar permanente del ejército judío, sufren graves problemas de alimentación, sus escuelas fueron destruidas y muchos de ellos vieron morir a sus padres y familiares.

El Centro Palestino para la Defensa de los detenidos (PCDD) reveló a principios de 2010 que Israel mantiene cautivos cerca de 340 niños palestinos, privándoles de sus derechos básicos. Según el diario L’Humanité de julio pasado, cada año 700 menores palestinos “son detenidos, interrogados y perseguidos por el sistema militar israelí”.

Gev´at zaif, Bitunia, Orshalaim centro, Al Jalame, Bet Hatikva, son algunos de los centros mas activos de detención de menores, y tan solo de Cisjordania. Sobre los niños de Gaza hay menos información, y solo podemos decir que se encuentran detenidos en otros centros, cercanos a Tel Aviv. Se trata de cárceles, que no están habilitadas para menores, cárceles militares, “para sospechosos bajo investigación”: nunca hay una condena fija, porque nunca llega la fecha del juicio. Por eso no llegan nunca a juicios.

He vivido y visto con mis propios ojos, marcas de tortura, con picana eléctrica, a un chico que estuvo en una de estas cárceles a los 14 años, sin cargos y durante 18 meses, y hoy tiene 26 años pero sigue teniendo secuelas físicas y psicológicas de esa experiencia. Además la culpa de haber tenido que dejar su tierra y las personas que quedan vivas de su familia. Aun transcurridos varios años, he acompañado sus despertares con pesadillas de persecución, o tener permanente cuadro de insomnio. Y no me extrañan dichas secuelas, claramente debidas a stress postraumático, con el relato que me hizo en distintas conversaciones, cuando se animaba a hablar y los recuerdos necesitaban ser compartidos, que una de las torturas más frecuentes y sistemáticas, era la de despertar a los niños, mayoritariamente de 12 a 16 años, pero también algunos casos de niños de 9 y 10 años, eran el despertarlos en medio de la noche echándoles agua fría en los colchones y sobre ellos para impedirles el sueño. Otras veces, “el juego” era despertarlos apagando sus cigarrillos en la mano de alguno de estos niños, siempre en niños diferentes, donde ninguno sabía a quien de ellos le podía tocar esta vez.

Mención aparte merecen los interrogatorios, siempre en hebreo, donde se busca quebrar la autoestima de los niños, durante horas de insultos, golpizas, preguntas, y premios, incluso aplicando técnicas psicológicas de premio/castigo, donde se inducia a los niños a autoinculparse, o a delatar a otros niños, familiares o conocidos, a cambio de promesas de liberación o de un trato sin castigos.

“Estábamos más de 20 personas por celda. Después de las técnicas psicológicas de tortura, una de ellas para manipular a los mas pequeños para utilizarlos como soplones (usa la palabra hipnotizar). Incluso los utilizan, dándoles algunos privilegios, como salir de la cárcel, ser nacionalizado israelí, etc., para utilizarlos incluso fuera de la cárcel”.

En una ocasión, enseñándome una foto de cuando tenia 14 años, me explica que “tenia las orejas siempre azules de las palizas y golpes que le propinaban los guardias en la cárcel”.

El aislamiento, de sus familiares, de posibles abogados e incluso de otros niños, es también habitual. Primero, porque se detienen durante plazos no establecidos, que pueden ser meses o años, en cárceles israelíes, donde los palestinos no pueden tener acceso. Luego, porque otros de los castigos más habituales es el aislamiento en celdas donde apenas cabe un niño agachado durante días, sin contacto con nadie. Siempre tras ello, el interrogatorio y la quiebra de la autoestima del menor. “No hay tiempo de estancia. Puede que salga en meses, si la familia tiene gente conocida y ha pagado dinero a israelíes, o años, ser mayor de edad y pasar a cárceles de máxima seguridad de adultos. La única cosa positiva es aprender el lenguaje del enemigo para poder comunicarse, el hebreo en la cárcel. No porque les nos clases de idiomas, sino porque es el idioma con el que nos hablan”.

“Pero al salir, siguen los problemas. Te queda la inseguridad del lugar y la gente que está alrededor. Sientes una falta de libertad de movimiento. Nos queda la sensación de permanente alerta, de sentir que siempre que hay un ojo detrás. Miedo a ser detenido por segunda vez. Miedo a abrirse y contar lo que vivimos, por miedo a que haya soplones que puedan informar y con ello volver a la cárcel. Miedo a que nuestras propias familias o vecinos nos acusen o vean como soplones por haber salido de la cárcel”.

“Hay voluntarios civiles que son colonos, que actúan como policías en las cárceles: hacen desde tareas de limpieza, a torturar, tareas de vigilancia, pueden ser médicos, etc. Se distinguen porque utilizan un atuendo civil y uso del Kibba. Son de los colonos mas radicales y de origen polaco y ruso. Hacen voluntariado por dos años. Nos llamaban a los niños palestinos “los intrusos” (en Israel). Hay muchas denuncias al respecto, pero nada a cambiado y sigue la impunidad”.

“Te doy un ejemplo de niños que estuvieron presos, cooptados por Israel y sometidos a torturas psicológicas, aun que no lo digan. El caso más famoso es el del hijo del fundador de Hamas, Mos´ab… que reside actualmente en Estados Unidos. Lo nacionalizaron israelí, pero está psicológicamente destrozado. Hay muchos casos parecidos de perdida de identidad”.

Desde hace varios años hay muchas campañas e informes acerca de esta práctica aberrante de un Estado colonial que viola sistemáticamente todas las convenciones referidas al trato dado a las poblaciones bajo ocupación, a los derechos humanos, y a los derechos de los niños. En relación a este último tema, para profundizar en el mismo, dado que es imposible en un artículo de estas características, recomiendo el Informe Especial realizado para The Guardian, en enero de 2012, por Harriet Sherwood, “Los niños palestinos en la cárcel israelí de Al Jalame” que recoge importantes testimonios, y documentación sobre este tema:

http://www.theguardian.com/world/2012/jan/22/palestinian-children-detained-jail-israel

Incluso se aporta un documental acerca de la situación de estos menores:

Ver video:

http://www.theguardian.com/world/video/2012/jan/23/cell36-aljalame-prison-israel-solitary-confinement-palestinian-children

Otras denuncias son recogidas por la Asociación Al Awda, que incluso organizó una campaña, al igual que otros organismos de Derechos Humanos, para dar a conocer estas situaciones y peticionar al gobierno de Estados Unidos que haga valer su influencia para cerrar este tipo de cárceles y liberar a todos los menores detenidos en forma arbitraria.

http://al-awda.org/alert-children2.html

Otras campañas y archivo documental sobre este tema:

http://www.dci-pal.org/english/camp/freedom/display.cfm?docid=244&categoryid=14

www.sodepaz.org

www.palestinianchilprision.org

Este artículo lo publiqué inicialmente en la revista Palestina Digital del 2 de noviembre, pero me parece importante sacarlo en otros ámbitos, como en Entretierras, para dar a conocer esta realidad, y contribuir de alguna manera a exigir justicia para estos menores y sus familias, coincidiendo con el estreno del documental que sobre este tema se ha estrenado el 19de noviembre “A tiro de Piedra de la Cárcel”, de Raquel Castells, en el cual hay testimonios de otros menores, así como de la periodista Amira Hass, del periódico Haretz y activistas de derechos humanos tanto israelíes como palestinos y españoles.

RICARDO GEORGES IBRAHIM

Anuncios

4 Responses to “Menores palestinos en cárceles israelíes: la brutalidad sobre los jóvenes. Un régimen colonial en pleno s. XXI”

  1. Estos casos so inaceptables. Es inhumano, y además apoyadas por esta gran potencia Llamada EE UU que tanto rigor tratan a los países que ellos consideran no demócratas. VERDADERA VERGÜENZA.

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: