Libertad, justicia, democracia.

Almudena Grandes

“…no se puede hablar de regeneración

democrática en un país donde el Gobierno le

cubre las espaldas a los torturadores”.

Almudena Grandes.

Almudena Grandes es, sin la menor duda, una de las grandes escritoras actuales en lengua castellana. Enfrascarse en sus obras de ficción es un auténtico placer, tanto lúdico como intelectual. Pero su visión de las cosas diarias, de las que a ella y a todos nos rodean, la han convertido en uno de sus mejores testigos.

Cuando ayer por la mañana me encontré con “El futuro”, uno de esas pequeñas notas que tiene la costumbre de dejarnos en la última página de El País[1], sentí rabia y envidia, la muy canalla acababa de “robarme” el post que pensaba redactar en cuanto acabara con el ritual diario de leer los periódicos.

Como a ella, me da vergüenza lo que me toca vivir en una España en la que sus dirigentes actuales se llenan la boca todos los días con algunos términos en los que estoy seguro no creen ni han creído nunca: libertad y democracia.

¿Quién puede creerse libre si se olvida de los horrores del pasado? ¿Quién puede sentirse libre sin reconocer esos horrores? ¿Quién puede proclamarse libre si cada día los niega? ¿Qué les ata a ese pasado que no quieren admitirlo? Quienes no pueden ser libres de enfrentarse al pasado tampoco pueden creerse, sentirse y proclamarse demócrata. Porque la democracia, verdad Almudena, es ante todo un ejercicio de libertad.

Y ser demócrata, voy a repetirlo como haces tú, demócrata, es creer en la justicia y hacer de ella un estandarte, porque como comentaba otro gran pensador, Erich Fromm:

“Si es necesario elegir entre la libertad y la justicia, elige siempre la segunda”.

Y aquellos que la entorpecen, con argumentos torticeros, defendiendo a quienes fueron la verdadera escoria de los horrores del pasado; aquellos que les tocó hacer el “trabajo sucio”, el de torturar a quienes se opusieron y pretendieron ejercer, ellos sí, la libertad, la justicia, la democracia.

Y menos mal, Almudena, que todavía no se había hecho público el “asuntito” de ese otro “demócrata de toda la vida”, el juez militar teniente coronel Miguel Ayuso, que ha largado por su boca algunas perlas invalorables: que la Constitución “tuvo un origen bastardo y espurio”, que no reconoce al rey por considerarlo como parte “la rama más oscura del carlismo”, que ha dicho que la Guerra Civil fue la “verdadera cruzada” o que ha calificado a la represión desatada por el franquismo tras la guerra como “legal”. Como premio el “gobierno democrático” está dispuesto a ascenderlo. Y menos mal que el artículo 113.1 de la ley orgánica de la Competencia y Organización de la Justicia Militar hace expresa constancia que el “incumplimiento consciente del deber de fidelidad a la Constitución” ha de considerarse como una falta muy grave.

Quienes los encubrieron y lo siguen haciendo no han dejado nunca de ser cómplice de sus crímenes y de democracia sólo pueden hablar aquellos que no amparan a los asesinos.


[1] Diario generalista de mayor tirada de España, editado matinalmente en su capital, por el grupo Prisa.

 

Anuncios

One Comment to “Libertad, justicia, democracia.”

  1. Almudena, estoy totalmente identificado con lo que dices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: