Manifestaciones por el transporte colectivo revitalizan la juventud y las luchas sociales del país (Brasil).

MPL Brasil

El texto que se presenta a continuación fue publicado el pasado día 14 de junio por el periódico brasileño Correio da Cidadania[1]. El artículo ha sido redactado por el periodista Gabriel Brito.

Como estaba cantado, el gobierno del estado de São Paulo y el del ayuntamiento de la capital anunciaron de manera conjunta un aumento[2] en las tarifas de autobús (municipales), trenes y metro (estatales) desde los R$[3] 3,00 hasta los R$ 3,20. El Movimento Passe Livre (MPL) salió a la calle los días 6, 7, 11 y 13 de junio para protestar y pedir la revocación del aumento de tarifas.

Al igual que sucedió en las protestas de 2011, se movilizó un fuerte dispositivo militar para disolver a los más de 30.000 manifestantes (número total de personas durante los cuatro días, la mitad de estos salieron el día 11)[4], siendo tachados por los grandes medios de comunicación de “vándalos”, y de “gamberros” por Geraldo Alckim[5]. Siendo señalados públicamente como desempleados, desobedientes, poniendo en duda por completo sus puntos de vista y proposiciones políticas. Desde París, el alcalde[6] declaró “los actos de violencia fueron realizados por personas inconformes con el ‘Estado de Derecho’”.

En realidad, ni Alckim, ni Haddad van en los trenes de la CPTM[7] (en huelga), en la líneas de metro o en autobús en hora punta, donde millares de hombres y mujeres viajan como sardinas en lata, pagando una de las tarifas de transporte más caras de América Latina. Esta violencia y falta de respeto a los derechos elementales de millones de personas – como es el derecho a un transporte público digno, de calidad y con tarifas bajas – no tiene cabida en el discurso de estos gobernantes como falta de respeto al “Estado de Derecho”.

Las consignas centrales sobre las que los grandes medios orientaron sus feroces ataques a los manifestantes fueron en función de la obstrucción al tráfico (que no habría sido muy diferente si no hubiesen existido las manifestaciones, debido a los comunes atascos de esta urbe) y de los daños al patrimonio público, una vez que  garitas y contenedores fueron volcados, y escaparates de bancos y edificios comerciales reventados (fruto en parte de las pelotas de goma, como evidencian diversas imágenes).

Es primordial recordar que las protestas y revueltas en torno a la cuestión del transporte público (y privado) han sido uno de los puntos álgidos en la lucha de la juventud brasileña. Como han señalado diversos especialistas, se trata de una juventud difusa, que intenta dejar atrás el esquema partidario, llegando en ocasiones a negar los símbolos de partidos y organizaciones tradicionales en las manifestaciones, adoptando los mecanismos más horizontales de organización, aún siendo el resultado formas poco sólidas.

Es importante resaltar este aspecto, debido a que los actuales dueños del poder, de manera conjunta, se apresuraron en descalificar el movimiento y su ideario. Para la derecha, es una chusma ruidosa que puede y debe ser barrida a la fuerza por la policía militar, ejemplo de ello es lo que señalaba el juez Rogério Zagallo frente a las protestas:

“Hace dos horas que estoy intentado volver a casa y una banda de alborotadores están parando la avenida Brigadeiro Faria Lima y la Marginal Pinheiro[8]. Por favor, podría alguien avisar a las Tropas de Choque que esa área forma parte de mi Tribunal de Justicia, y en caso de que matasen a esos hijos de puta yo archivaría la investigación policial. Petista[9] de mierda.  Hijos de puta. Van a protestar a la puta que los parió. Que recuerdos de aquellos tiempos en que estas cosas se resolvían a base de porrazos en las espaldas”

No merece la pena discutir aquí la concepción democrática del burgués tradicional, menos si cabe la de sus colegas de clase. Menos, cuando la correduría del Ministerio Público, ha abierto un procedimiento en contra del temperamental juez y la Universidad Mackenzie le retiró de los cargos que allí ostentaba. Se ha de hacer resaltar, que cerca de 1500 manifestantes andando 15 minutos por la Marginal Pinheiro, en el carril lateral, dificultan menos el tráfico que el desfile de todo el aparato policial, con decenas de vehículos y camiones de la Tropa de Choque parados, en esquinas que permanecieron cerradas al tráfico más horas de las que duró la marcha. El espectáculo de guerra se repitió de forma especialmente llamativa el día 13, cuando decenas de personas fueron arrestadas, antes incluso de que la manifestación comenzase. Un brutal aparato policial sitió la ciudad y se mantuvo así horas después de que hubiese acabado la concentración.

El mismo tipo de protesta se viene produciendo en diversos estados brasileños durante los últimos años. En algunos casos han tenido que recular y volver a las tarifas anteriores, como en Natal, Porto Alegre, Goiânia y Florianópolis (cuyos trabajadores del transporte están de huelga en este preciso instante).

Porto Alegre también camina en esa dirección. Y en el Noreste, al menos en Aracaju, Fortaleza, Teresina y Natal (que aumentaron de R$ 2,20 a R$2,40 y acaban de recular a R$2,30) fuertes protestas se han registrado, con la misma represión del poder público-militar.

Manifestaciones semejantes se vienen produciendo en Rio de Janeiro, ciudad que se encuentra en un violento proceso de privatización de espacios y patrimonio público, que terminaron con 31 personas encarceladas. El mismo día, la Hacienda Pública Estatal de Goiânia decidió la suspensión inmediata del cobro de la tarifa de R$ 3.

Sin embargo, los sectores gobernantes, en pos de defender al recién electo como alcalde de São Paulo por parte del PT, descalifican a los manifestantes señalándoles como “hijos de papá” o como “extremistas de la vieja izquierda que le hacen el juego a la derecha”. Más allá de que las protestas cuenten con la presencia de electores de Haddad, como evidencian las banderas de la UNE[10], estos sectores gobernantes apoyaron idénticas protestas en los años de Kassab[11], instando a todos a luchar contra ese instrumento de exclusión social.

Es evidente, que más allá de los trabajadores – que pasan de 3 a 6 horas presos en esos transportes públicos, y todavía tienen tiempo de hacer visibles sus protestas -, los actuales precios están golpeando fuertemente el bolsillo de los estudiantes medios.

Por otra parte, en lugar de realizar una evaluación política precipitada de la situación, sería más productivo observar de cerca las distintas caras del movimiento. Bastaría con fijarse en las ventanas de los rascacielos comerciales, puertas de los aparcamientos, lavacoches, garitas y bares para notar que los trabajadores, aclamados en los discursos del ala gobernante, estaban atentos, expectantes e incluso alentando la marcha de los “universitario pequeño-burgueses”.

Al final, en algunos barrios periféricos, destacando el de M’Boi Mirim, en la zona sur, se han dado manifestaciones, bloqueos, enfrentamientos con la policía y quema de autobuses. En este caso, la invisibilidad mediática intenta frenar la repercusión que estas manifestaciones alejadas del centro de la ciudad.

La misma invisibilidad, que omite las centenas de crímenes cobardes cometidos por la policía heredada de la dictadura militar, que tiene autorización para continuar utilizando un monumental aparato de guerra y abusar del uso de la fuerza. Estos son el Estado y la policía que los medios y su público festejan.

Con unos medios de esa calaña, el extinto DOPS[12] no tendría, probablemente, la necesidad de enviar diariamente a sus agentes a las redacciones, con el fin de revisar el contenido transmitido por los medios de comunicación autoproclamados “libres, independientes y democráticos”, “al servicio de Brasil”.

En cuanto a la legitimidad y oportunismo de las protestas, mucho menos masivos en comparación a otros que se producen en otro lugares del mundo, como los que están aconteciendo hoy día en Turquía, los indignados españoles o en los países árabes; el jurista Jorge Luiz Souto Maior resume:

“El Movimento Passe Livre tiene el merito de trasladar la cuestión del transporte público al centro de la actualidad, que todos tengan el derecho de ir y venir. En esta línea de visualización social, es importante comprender que, aun considerando todas las dificultades, fácilmente verificables en las vías de la ciudad, la opción del transporte privado (cada uno en su vehículo, buscando caminos alternativos), todavía es mejor – mucho mejor – que el transporte público. Lo que nos fuerza a reconocer el derecho de ir y venir de aquellos que, en virtud del desarrollo, en cierta manera excluyente, está produciendo una división desequilibrada del trabajo y la especulación inmobiliaria, desplazando a las personas a la periferia lejana y haciéndoles depender del transporte público. Son estos sujetos los más golpeados: es la fila en la parada, el autobús que no para, es la cola en el tren, es el tren que no llega, son los autobuses y trenes llenos, en los cuales, durante largos viajes, se intensifica la supresión de la dignidad humana”

Haddad alega una posible búsqueda de recursos federales, con el fin de subsidiar el transporte colectivo. Aunque sin tocar el lucro privado, siguiéndole el juego a Alckim condenando las protestas, sin mostrar el más mínimo interés en la búsqueda de soluciones; no solo en el contenido del reajuste de las tarifas, así como en el intento de elaborar fórmulas nuevas para el billete único y la manera de utilizar este para más de un viaje en autobús y/o rutas.

El Movimento Passe Livre, por tanto, vuelve a colocar en el centro del debate político, la lógica del servicio público y universal, como se reivindica para la sanidad y la educación, por ejemplo. Lógica otrora llevada al centro del debate por los propios gobiernos del PT, como hicieron Erundina y su secretario Lucio Gregori. A finales de los años 80, intentaron impulsar proyectos centrados en esas premisas, siempre bloqueadas por una política sumamente privatizadora en cuanto a bienes y derechos públicos. Hay personas que todavía se levantan en contra de esos planteamientos.

A través del siguiente enlace tendrán acceso al artículo original

http://www.correiocidadania.com.br/index.php?option=com_content&view=article&id=8478%3Amanchete140613&catid=34%3Amanchete&


[1] Este periódico se define como un contrapunto a la uniformidad editorial de las grandes empresas editoriales. Teniendo como principio una visión crítica de los acontecimientos políticos, económicos y sociales. Sus fines no son lucrativos sino la difusión de la información.

[2] Este hecho se produjo el pasado día 2 de junio.

[3] R$ es el símbolo del Real, la moneda oficial de Brasil. Su cambio actual es de 1 € = 2,91 R$

[4] El pasado día 17 de junio, se reunieron más de 250000 personas en São Paulo y muchos más en todo el país.

[5] Gobernador del Estado de São Paulo, perteneciente al PSDB (Partido da Social Democracia Brasileira).

[6] Fernando Haddad, miembro del PT (Partido dos Trabalhadores).

[7] Companhia Paulista de Trenes Metropolitanos.

[8] Ambas forma parte del centro neurálgico y financiero de la ciudad, uno de los más importantes de América Latina.

[9] Perteneciente al PT, al cual también pertenece la presidenta del país, Dilma Roussef y el ex-presidente Lula.

[10] União Nacional de Estudantes: principal y más antigua unión estudiantil de Brasil.

[11] Gilberto Kassab: político brasileño que ocupó el cabildo paulista en la legislatura anterior, perteneciente al PSD (Partido Social Demócrata) brasileño.

[12] Departamento de Ordem Político e Social: creado en 1924, utilizado principalmente durante el Estado Novo y en el Régimen Militar de 1964. Su objetivo era controlar y reprimir los movimientos políticos y sociales contrarios del régimen gobernante.

Anuncios

One Trackback to “Manifestaciones por el transporte colectivo revitalizan la juventud y las luchas sociales del país (Brasil).”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: