El subsidio como un arma política

Subsidio

“Si a un hombre le das un pescado, comerá hoy. Si le enseñas a pescar, comerá toda su vida”.

Es curioso observar cuán fácil es moldear la mente de las sociedades y hacerlas bailar al son que uno quiere. De manera generalizada, los grupos de presión articulados a través de diferentes órganos, con los mass media como su altavoz, han conseguido calar muy profundo en la mente de algunas personas, que por incultura, desinformación o desidia asiente sin más.

Estos grupos ideológicos saben por experiencia, que la única manera de mantener el poder es dividiendo a la clase trabajadora, poniendo a la mal llamada clase media de su parte, a pesar de que con su política económica la empobrece cada día más. Estas son sus armas, porque saben que aunque cuentan con el poder, su inferioridad numérica es abismal. Para muestra un botón:

“De 1998 a 2008 la riqueza del 10% más rico de Alemania pasó del 45% al 53% del total, la del 40% siguiente del 46% al 40% y la del 50% más pobre del 4% al 1%”.

Juan Torres, artículo censurado por el país el 24/03/13

Las formas de dividir a la clase trabajadora son numerosas y se podrían escribir páginas y páginas sobre el tema, entre estas destacan la diferenciación de salarios, el miedo a ser despedidos que se ejerce a través de reformas laborales, los contratos precarios, el fomento del racismo y la xenofobia, la demonización de los subsidios, etc.; se dirigen a crear miedo en las personas, a que no se muevan para cambiar, a que no se asocien para enfrentar los problemas. Tratan de desviar la atención de lo que sucede en la realidad.

El caso de los subsidios es un tema candente, ya que es una herramienta que se suele utilizar de manera clientelar. Si bien, los subsidios no se pueden considerar como un conjunto homogéneo, nada tienen que ver aquellos que contribuyen al estado de bienestar de un pueblo: el que se destina a los desempleados, el de maternidad, el  de apoyo a personas dependientes … En conjunto, la derecha tienede a descalificarlos creando una idea un tanto sesgada de la sociedad. Sin embargo, mientras se despotrica y maldicen contra esos subsidios, no se abren la boca cuando el dinero lo reciben los bancos, los conglomerados empresariales o los poderosos.

Existe una concepción generalizada, de que quienes reciben aquel tipo de ayudas, son unos vagos, que no hacen nada y que aprovechan el subsidio para seguir haciendo nada. Los chavs en Inglaterra, los negros en Argentina, los terrone en Italia, los andaluces y extremeños en España que viven del PER.

Y, hablando del PER (Plan de Empleo Rural, destinado a los jornaleros del sur de España), la derecha lo ataca violentamente mientras los terratenientes (Andalucía y Extremadura son las únicas regiones europeas donde todavía subsisten estas estructuras decimonónicas) viven en buena medida de los subsidios que reciben de la Unión Europea, contra los que neoliberales y aliados mediáticos nada critican.

No nos vamos a posicionar a favor de la subsidiación por sistema; creemos que realmente se debería invertir para generar oportunidades, a través de la formación o en la creación de empleo digno. Como señalaba el filósofo chino Kuan Tzu, hace la friolera de 2300 años:

“Si a un hombre le das un pescado, comerá hoy. Si le enseñas a pescar, comerá toda su vida”.

Anuncios

2 comentarios to “El subsidio como un arma política”

  1. Bueno habría que comentar también aquellos estados u organizaciones que mantienen subsidiados a grandes conjuntos de su población a la vez que sus políticas llevan a una situación de hiperinflacción creando una cadena que los liga y vuelve dependientes del poder del partido. Los subsidios no son un problema, sino que la función que tienen en la sociedad es lo que evidencia si realmente son subsidios o son meras formas de comprar voluntades para uno u otro partido,

    • Los subsidios suelen ser una forma de clientelismo. Hay ciertos subsidios que no tienen otra vuelta de tuerca, como el de maternidad/paternidad o dependencia por ejemplo, pero otros podrían ser sustituidos por otro tipo de políticas. Con esto no quiero decir que sean un problema. Ya sea en la situación en la que planteas o en cualquier otra, el subsidio es la vía fácil, lo complicado es formar y dar oportunidades, invertir en futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: