Dos Españas, sí; pero no las que se creen

Ya hay un español que quiere

vivir y a vivir empieza,

entre una España que muere

y otra España que bosteza.

Españolito que vienes

al mundo, te guarde Dios.

Una de las dos Españas

ha de helarte el corazón.

Antonio Machado. Proverbios y cantares. 1917

 

Los españoles están convencidos que penden sobre su cabeza, como la espada de Damocles, una maldición bíblica: que existen dos Españas irreconciliables y que en varias oportunidades se han visto abocadas incluso a guerras civiles para dirimir sus diferencias.

Y tienen razón, pero se equivocan radicalmente cuando quieren determinar la causa que los separa. Las dos Españas existen, pero no hay ninguna diferencia con las dos Italias, o las dos Francias: las que definió con claridad meridiana hace ya siglo y medio Karl Marx. Sí, aquellas dos clases enfrentadas a partir de poseer o no los medios de producción.

Lo que pasa es que los españoles no alcanzan a adscribirse a uno u otro. Existe una vergüenza dolorosa de reconocerse como parte de esa clase a la que le toca la peor parte, la clase social que no cuenta con medios de producción para desarrollarse, los que trabajan a sueldo de aquellos que las poseen y que, por lo tanto, determinan cuáles son las reglas del juego.

Ocurre muchos se han olvidado quiénes estaban en cada bando durante la Guerra Civil que destrozó el país en la década de los 30 del siglo pasado. A pesar de la honda impronta que ha marcado históricamente al pueblo español la Iglesia, los contendientes de la guerra fueron claros: los republicanos representaban con claridad a la clase trabajadora, mientras que los nacionales hicieron todo lo posible para ser reconocidos en el bando de los propietarios.

El problema se presenta cuando, instaurado un régimen neofascista al final de la guerra civil éste inició una política muy propia de esa ideología, con un cierto regusto de populismo, que unido la fuerte religiosidad y apoyado en una represión brutal que borró a los opositores políticos. Y tras largos cuarenta años de gobierno, creo un sector social proclive al régimen y que modeló un apoyo a sus planteos, derivando a posteriori en base de partidos derechistas que en la actualidad pueden integrar tanto a sentimientos de derecha clásica como a planteos que rozan abiertamente con la ultraderecha.

La existencia de este sector de la población, en la que participan sectores recalcitrantes de la Iglesia, podemos encontrar muchos miembros de la clase trabajadora o del campesinado que, contranatura, votan a la derecha apoyando a una clase social que por ideología van a obrar contra sus intereses.

Así, hoy, muchos se rasgan las vestiduras asombrándose de la forma de actuar del actual gobierno español, abiertamente antipopular y abanderado con los más rancios principios del neoliberalismo e impulsando medidas que muchas veces superan a las que llevó adelante Franco en su día.

Es necesario romper el mito de las dos Españas, y si queremos hablar de ello tener en cuenta los intereses de cada una de ellas: aquella España que cuenta con el poder de los medios productivos y que sigue a pie juntillas las proclamas de austeridad que clama en capital financiero del poderoso “socio” teutón, o a la que sólo cuenta con su fuerza de trabajo, que vive del cada día más mermado salario y que sólo cuenta para su defensa con el derecho al pataleo, hasta que no encuentre un método más eficaz de desplazar del poder a los sectores que los económicamente los oprime.

Anuncios

3 comentarios to “Dos Españas, sí; pero no las que se creen”

  1. El franquismo era fascismo, nada de neo. Y el populismo es una de las
    características del fascismo.
    Lo que tenemos ahora es neofascismo .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: