Líbano, Siria y la huida hacia adelante

Por qué los ataques al Líbano y a Turquía?Dentro de lo confuso que puede llegar a ser el entender un régimen que es supuesto enemigo de muchos que son justamente los que lo protegen, cabe sólo pensar que interés hay detrás de unas acciones que confirman al régimen sirio como un factor de inestabilidad para toda la zona en contraposición de lo que en su momento le valió el estatus de régimen enemigo perfecto para Israel, como garante del status quo existente.
Un régimen que estaba negociando la cesión de las aguas del Golán y que vendió a su supuesto compañero de lucha, el funesto Muammar Gadafi. Un régimen que masacró palestinos en su versión de la lucha palestina, que encarceló y torturó a comunistas en su versión del progresismo, que privatizó y aplico la doctrina económica neo-liberal con el único fin de agrandar las fortunas personales de sus allegados,un régimen que en su panarabismo se puso del lado de los persas en la guerra Iraq-Irán y en su antiimperialismo participó con Bush padre en la primera guerra del Golfo.
Aunque la historia del tristemente célebre Baaz se tratará en profundidad en un artículo en colaboración con una de las mayores expertas de la política siria, no se puede entender lo que ahora sucede sin tener muy en cuenta esto.
Este régimen de la mentira, ha difundido gracias a la gran colaboración de los medios chavistas y rusos, la idea de una gran conspiración para hacer posible una invasión de Siria de la OTAN. Esta gran mentira, refutada al haber sido la OTAN atacada varias veces por parte de la dictadura siria y en ninguna de ellas invocado el artículo V de la alianza, es tal vez la única vía de escape que le queda a estos asesinos. Sus mentiras, que hablan de la no intervención, chocan con la realidad que nos demuestra una intervención internacional a favor del régimen sirio por parte de Rusia, Venezuela, Irán, Hezbollah, Corea del Norte,Yemen, etc. Las múltiples pruebas de la presencia de tropas de estos países y especialistas que han intentando que la dictadura asadiana continuase se suman a la realidad sobre el terreno que demuestra que ni con una intervención directa de sus aliados es capaz el régimen de acabar con la revolución que lo condena a la caída.

Entonces, bajo un panorama de derrota, consciente como es de que no puede imponerse, ¿qué busca?

El Líbano ha sufrido desde hace décadas la injerencia de esta clan hereditario de carniceros.

Sus argucias y su política de confrontamiento, han dejado un estado fallido incapaz de superar sus conflictos y de establecer unas fuerzas de seguridad creíbles, independientes y patrióticas. El complejo puzle libanés se ha visto fuertemente estresado a lo largo de los últimos 19 meses debido a todo lo que en Siria ocurría. La división entre partidarios y detractores, dejó enfrentamientos armados, especialmente en Trípoli, en donde las diferencias sectarias están a flor de piel. Incursiones en el Líbano constantes, toma de rehenes, bombardeos y finalmente este último atentado (relacionado con lo de Michel Samaha). Sin duda la voluntad de no injerencia del régimen sirio brilla por su ausencia.

Líbano es la pieza sectaria, la que puede promover una guerra que salve a este régimen, aunque sea en un estado parapetado a su secta. La locura de los Baazistas y sus mentiras alcanza cotas incomparables según se desarrollan los acontecimientos. ¿ Realmente quiere el régimen un guerra sectaria ? La respuesta para aquellos que conocemos lo sucedido en Siria desde el 15 de Marzo de 2011 es obvia, un sí rotundo.
La buena noticia para nosotros no es si lo consigue o no, sino que esta huida hacia adelante se debe a una noticia que no parece llegar a los lectores en Occidente: El régimen sirio esta perdiendo, y su derrota se torna día tras día inevitable.Los que consideran que este régimen no ha empleado todo su poder suelen obviar un pequeño detalle que decanta el destino de la lucha armada. Ese detalle es la lealtad, que pone en entredicho su viabilidad de utilizar a todo el ejército en la lucha contra su propio pueblo. Mas allá de la Guardia Republicana, la Cuarta División Armada y los shabbiha el régimen encuentra serias grietas en la voluntad de los militares para con la represión del Estado. Esto reduce las fuerzas de Assad de una manera crítica y la prueba sobre el terreno es Ma’arrat al Nu’man, en donde se libra una batalla decisiva. La toma de esta ciudad por parte de los revolucionarios supone la división del frente en dos, y el aislamiento de las tropas de Alepo con respecto a los refuerzos que le puedan llegar de Damasco. Sólo su monopolio del espacio aéreo permite que el régimen no haya perdido de forma definitiva el corazón económico del país.Sus fuerzas, bombardean desde cada vez mayor altura, con menor precisión y mayor salvajismo si cabe, debido entre otras razones a los múltiples casos ya de aviones y helicópteros derribados.

¿Hasta qué punto está dispuesta Rusia a armar a un régimen perdedor?  ¿Está dispuesto Irán a financiar y respaldar una guerra sectaria?  ¿La apuesta del régimen iraní y sirio supondrá el fin de la hegemonía de Hezbollah en Líbano? ¿Hasta cuándo el bloqueo de armas antiaéreas a los rebeldes sirios? ¿Recibirá Turquía el OK para actuar pasadas las elecciones estadounidenses?

Todas estas preguntas quedan en el aire todavía. Lo que sí podemos fijar desde ya, prácticamente desde el segundo o tercer mes del levantamiento contra el régimen dinástico sirio, es que el destino de Siria es el destino de todo Oriente Medio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: