Las logias lautarinas

Es probable que la logia creada en Cádiz a comienzo del siglo XIX, con Francisco de Miranda y Rodríguez como principal impulsor, fuera bautizada con el nombre de Lautaro, en homenaje al cacique del mismo nombre (1534-57), que luchó fieramente contra la invasión del territorio mapuche chileno por parte de las fuerzas colonizadoras españolas.

Pero dentro del territorio americano siempre se conocieron y nombraron como la Logia Lautaro, de la cual se fundaron posteriormente, por lo menos tres diferentes. La primera filial fue creada en Buenos Aires por José de San Martín, Carlos María de Alvear y José Matías Zapiola, tres de aquellos criollos que participaron en Cádiz creando la principal de la logia. En Santiago de Chile aparecerá una segunda con Bernardo de O’Higgins y San Martín como principales promotores. La tercera, corresponde a la de Lima, también auspiciada por el general San Martín, conocido en estos tres países como el Libertador, apelativo que compartirá con Bolívar en el norte del subcontinente. También hubo filiales en Montevideo, Tucumán, Mendoza, Quito y otras ciudades.

Las lautarinas fueron organizaciones puestas al servicio de la independencia de las antiguas colonias españolas en América, pero una vez conseguida la finalidad principal sus miembros siguieron actuando, ahora en los distintos gobiernos criollos. Donde más se noto esta influencia fue en el llamado Virreinato del Río de la Plata(1). Tanto es así que muchos de sus miembros también lo fueron de los gobiernos colegiados iniciales y de la jefatura de los posteriores. El propio Alvear, Tomás Guido, Bernardo de Monteagudo, Martín Rodríguez, Gervasio Posadas, Juan Martín de Pueyrredón, Antonio Álvarez Jonte, José Antonio Balcarce, Juan Gregorio las Heras, cumplieron diversas tareas políticas en el primer cuarto del siglo XIX.

San Martín, siendo el más destacado jefe militar, que expulsó definitivamente los españoles de Argentina y Chile, que logró tomar la ciudad peruana de Lima y constituir en ella un gobierno criollo que el mismo presidió, nunca quiso participar en la política interna argentina. Y cuando se encontró con Simón Bolívar, la otra figura preclara de la independencia sudamericana, le entregó el mando de las tropas y se retiró a Boulogne sur Mer, un pequeño pueblo de la costa francesa, hasta su muerte.

Esta actitud de San Martín tiene también mucho que ver con la masonería. Dentro de la matriz de Cádiz ocupaba un puesto muy secundario, hecho que repercutirá también cuando se funda la filial de Buenos Aires: Alvear será quien ocupe el lugar preeminente de la logia y San Martín seguirá en un segundo plano. Bolívar, que en Cádiz ocupaba un puesto superior, recibirá en Guayaquil (2) el mando general de las tropas libertadoras.

También tendrán que ver con la Lautaro el enfrentamiento de Alvear con San Martín. Este se encuentra en ese momento al frente de las tropas que están listas para cruzar la cordillera de Los Andes y liberar Chile, y Alvear, al frente del gobierno en Buenos Aires, le ordenó bajar a la capital con ellas. San Martín, en cumplimiento del objetivo principal de la logia, la liberación, decide seguir adelante y desobedecerlo. Ese será, en buena medida, el final de su existencia real.

Anuncios

2 comentarios to “Las logias lautarinas”

  1. Donde figura que Bolivar integro Caballeros Racionales en Cadiz?

    • Te encomiendo a leer la cita que está en el post Los caballeros racionales. En ella entre otras cosas pone y cito textualemente
      “No hubiera tenido sentido que Alvear fundara la logia londinense, admitiera a Bello y López Méndez en ella y nombrara a este último como su líder recién a fines de 1811, cuando Miranda o Bolívar pudieron hacerlo un año antes. Todo esto contradice la tesis de que la Sociedad de los Caballeros Racionales fue fundada por Miranda en Londres y que su matriz se encontraba en esta ciudad. La carta de Alvear revela otros detalles de enorme interés sobre la Sociedad de los Caballeros Racionales, entre ellos una lista parcial de algunos de sus miembros. No figuran en ella ni Bolívar ni Miranda (lo cual no necesariamente los excluye) pero si el ya citado Caicedo, los curas revolucionarios mexicanos José Herrera y Miguel de Santa María, el militar colombiano José María Vergara (1792-1857) …”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

UNA NUEVA IZQUIERDA

buscando alternativas

A %d blogueros les gusta esto: